spaghetti

13

May

La obesidad es la principal enemiga de la salud de los venezolanos

por: UCV Campus Sustentable

Por: Carly Bastidas Gil

 

Venezuela es el décimo país del mundo con la mayor tasa de personas obesas. Asimismo, es el país con la peor asequibilidad a los alimentos en todo el continente.

En un país donde las comidas fritas como empanadas, pastelitos y arepas, siempre han sido la primera opción del ciudadano a la hora de desayunar, el fenómeno de la obesidad no había tomado una relevancia tan alarmante como en los últimos años.

La dificultad para encontrar los alimentos esenciales que forman parte de un plato balanceado, ha llevado al venezolano a alimentarse cada vez peor, preocupado únicamente por consumir aquello que le aporte las energías necesarias para afrontar la jornada diaria sin importar los ingredientes que estas comidas contengan.

“La gente está comiendo, pero no están recibiendo nutrientes. Usted come lo que puede encontrar y lo que se encuentra no es saludable”, asegura Nixa Martínez, presidenta de la Asociación Nacional de Nutricionistas y Dietistas, según lo reseña un reportaje realizado por la agencia de noticias AP.

pasta

Los alimentos altos en carbohidratos son los preferidos de los venezolanos, ya que aportan la energía necesaria para afrontar la jornada diaria.

La realidad de muchos

Annakarit Mata (22) cuenta que en su familia nunca han llevado una alimentación balanceada. Su ajetreada rutina no le deja tiempo suficiente para preparar las comidas que debe llevar a la universidad, por lo que termina comiendo cualquier cosa en la calle.

No obstante, piensa que actualmente la falta de tiempo no es el único factor que le impide seguir una dieta saludable, ya que a pesar de querer mejorar sus hábitos alimenticios, le cuesta conseguir productos necesarios como carne, pollo, leche y frutas.

No solo la insuficiencia de alimentos limitan la variedad del menú, opina Juan Rodrígues (24), quien este año decidió llevar un estilo de vida más saludable aunque los altos costos de productos como el pescado y las frutas, solo le permiten consumirlos pocas veces al mes.

“Es prácticamente imposible comer pescados o pollo, no solo por lo difícil de conseguirlos sino por lo caros que están”, comenta.

cereales

Venezuela es el segundo país latinoamericano con la mayor tasa de personas obesas

La alimentación afecta a colectivos más que a individuos

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa cuya causa es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas.

Venezuela es el segundo país latinoamericano con la mayor tasa de personas obesas, y el décimo en todo el mundo. Así lo reseña el informe Good enough to eat (en español “suficientemente bueno para comer”) de la organización Intermón Oxfam,  sobre la situación alimentaria de todos los países del planeta.

La baja productividad económica y poca oferta de empleo en los poblados del interior de Venezuela, ha fomentado la migración de sus habitantes a zonas urbanas, pues se hace necesario conseguir mejores ingresos.

Este cambio radical en el modo de vida, influye en los hábitos alimenticios del ciudadano, pues pasa de alimentarse con productos orgánicos a consumir alimentos procesados, ricos en grasas saturadas y azúcares que solo aportan la energía necesaria para el trabajo pero no están realmente alimentando al organismo con los nutrientes que necesita.

Ese estilo de vida es el que llevan muchas personas como Alicia León (52), quien narra que por su largo horario de trabajo se ve incitada a consumir comidas chatarras que compra en la calle, pues llega a su casa sin ánimos de cocinar.

En ese ambiente de carencias y mala alimentación, se presenta la llamada “doble carga nutricional”. Se le da ese nombre porque al mismo tiempo la población sufre de desnutrición y sobrepeso.

Pero el sobrepeso no solo causa cambios negativos en el aspecto físico, sino que tiene repercusiones a corto y largo plazo en la salud de las personas que lo padecen.

Desde afecciones cardiacas hasta problemas óseos son algunas de las enfermedades que pueden causar unos cuantos kilos de más. Así lo afirma la doctora Daniela Tovar, médico internista de la unidad de cuidados intensivos del Hospital Doctor Miguel Pérez Carreño, ubicado en la ciudad de Caracas.

Tovar asegura que de las personas que ingresan diariamente a la emergencia del hospital, las tres cuartas partes de los pacientes son obesos o por lo menos tienen sobrepeso.

 

¿Qué se está haciendo para frenar esto?

Desde el año 2000, la Fundación Bengoa se creó como una organización sin fines de lucro cuyo fin es el mejoramiento de la situación alimentaria y nutricional de Venezuela. En su portal web, ofrecen información sobre nutrición y lactancia materna. Asimismo realizan foros y visitas a empresas, colegios y otras instituciones, con la intención de educar a los venezolanos sobre las ventajas de la alimentación balanceada y la actividad física.

En los ambulatorios y centros de atención primaria también existen grupos en los que médicos y pacientes se reúnen para realizar actividades relacionadas con un estilo de vida saludable. Esto, considera la doctora Tovar, es una forma muy productiva de crear conciencia y evitar que cada vez más pacientes ingresen a los hospitales con padecimientos que se ven agravados por el sobrepeso y que por consiguiente, son más difíciles de tratar.

mercado-frutas

Empieza por aumentar el consumo de alimentos naturales como frutas y verduras, y llevarás una alimentación más sustentable.

¡Alimentación sustentable!: Tú también puedes hacer algo para cambiar esto

Al nombrar la alimentación sustentable, muchas personas piensan en hacer dieta. Sin embargo, este estilo de vida implica otras cosas además de llevar una alimentación basada en el consumo de productos orgánicos.

Tampoco significa tener que volverse vegetariano, sino más bien, comer con mayor conciencia de lo que estos alimentos le hacen a nuestro cuerpo pero también al ambiente en el que vivimos.

A pesar de la dificultad para encontrar algunos productos de primera necesidad, y el apremio por consumir cualquier producto que pueda satisfacer el hambre y los requerimientos energéticos de su cuerpo, hay algunas cosas que se pueden poner en práctica para llevar una alimentación sustentable.

Comprar alimentos orgánicos es una de las primeras acciones que puede poner en práctica. Por suerte, Venezuela es uno de los pocos países en los que aún se pueden encontrar mercados en los que los mismos agricultores venden sus cosechas.

Otra de las opciones que puede poner en práctica es tratar de consumir más frutas y verduras. Si bien es cierto que algunos de estos productos son costosos, puede optar por las frutas tropicales, cuyo precio es menor ya que se producen en el país.

Una alimentación sustentable no necesariamente es más costosa o difícil de mantener, al contrario, es muy fácil formar parte del desarrollo sustentable de la comunidad apoyando a los productores y a la misma vez, ayudando a reactivar la economía.

DISCUSIÓN